Usamos cookies para ofrecerte un mejor servicio, en ningún caso usamos tus datos para nuestro beneficio personal o para venderselo a terceros. Si continúas navegando aceptas nuestro uso de las Cookies. Más información

DIARIO DEPORTIVO REGIONAL DE LA COMUNIDAD DE MADRID

Preferente > Grupo 2 > Jornada 8

Un regalo defensivo penaliza a los morados en un partido en el que no supieron aprovechar la inferioridad numérica local

Autor:
07-11-2014
Foto: Juan Carlos Durán // Los Yébenes San Bruno

 

CRÓNICA (02-11-2014)   //   A.D. ALHÓNDIGA  “A”

No fue una buena mañana para la A.D. Alhóndiga. Si la imagen dada sobre el campo fue simplemente de aprobado en el conjunto del partido, la dada fuera de él por algún integrante de la plantilla fue de suspenso sin excusas. La situación del equipo no es cómoda, existe mucha ansiedad por conseguir esa victoria que rompa la dinámica actual, pero en ningún caso ese escenario justifica los acontecimientos vividos en el Eustasio Casallo. 

En lo que respecta a lo estrictamente deportivo, presenciamos una película que parecía que ya habíamos vivido antes. Ochenta minutos correctos, dignos, con momentos de buen juego y claro dominio en diversas fases del encuentro y, de repente, todo tirado por tierra en una acción puntual, en un fallo de concentración defensiva  que supo aprovechar el conjunto local que, no olvidemos, jugó en inferioridad numérica desde el minuto 15 de la primera parte del choque por expulsión del jugador Corella.

Si analizamos el encuentro por mitades, en la primera la igualdad fue la tónica dominante. Cavadas –el mejor de los locales-, Arroyo, Zarza e Iván dispusieron de las ocasiones más claras por parte de los propietarios del reducidísimo terreno de juego y Jhony, Isaac, Garci – la más clara en un gran lanzamiento de falta- y Pichu fueron los protagonistas de las mejores oportunidades para los morados. Al descanso, justo reparto de puntos.

En la continuación asistimos a los mejores minutos de los del Giner, el balón circulaba con más sentido que en la primera parte- lo cual tiene mucho mérito por las dimensiones de este campo- y los locales empezaban a acusar el cansancio acumulado extra por su inferioridad numérica. Garci, Abad –omnipresente desde su incorporación al campo- y otra vez Garci –bienvenido a casa flaco- pusieron a prueba la portería local pero sin consecuencias para el marcador .

Y lo dicho, cuando parecía que el partido podría descantarse para el lado visitante, llegó ese regalo defensivo que muy cortésmente aprovechó Montes en forma de penalti. Corría el minuto 81 y ahí se acabó el partido.

Los locales supieron hacer correr el tiempo con oficio y los morados entraron en depresión, impotentes ante el mazazo anímico que supuso el gol local.

Trabajo y reflexión, la próxima semana nos visita el colista y ya no hay margen de error. En estos momentos solo vale sudar la camiseta y sentir los colores, todo lo demás no tiene cabida en este equipo.

A.D. ALHÓNDIGA

 

NOTICIAS RELACIONADAS

Ajax Spinner