Usamos cookies para ofrecerte un mejor servicio, en ningún caso usamos tus datos para nuestro beneficio personal o para venderselo a terceros. Si continúas navegando aceptas nuestro uso de las Cookies. Más información

DIARIO DEPORTIVO REGIONAL DE LA COMUNIDAD DE MADRID

Preferente > Grupo 1 > Jornada 25

25ª Jornada - Crónicas: AD Colmenar Viejo 3 - 2 CD Canillas (Temporada 2016/17)

Autor:
27-03-2017
Fotos: AD Colmenar Viejo
 
Duros fajadores y finos estilistas

 

Crónica /// AD Colmenar Viejo

El primer equipo de la Agrupación logró una importantísima victoria frente al Canillas en un trepidante partido con multitud de ocasiones, goles y grandes dosis de juego ofensivo.

Digámoslo ya. Pocas derrotas habían dejado un poso tan amargo como la cosechada hace diecisiete jornadas en la visita al feudo de los de Hortaleza. Aquel día la crónica se acabó llamando "Colmenar Unchained" pese al resultado y no fue casualidad lo que vino después de aquella agria derrota en los últimos instantes. Hay partidos que quizá se saldan con una derrota en el casillero, pero que suponen siembra de puntos de cara al futuro. Aquel día, aquel partido, fue quizá el máximo exponente de esto que les hablamos.

Sin embargo el choque de este domingo no se veía como una vendetta de aquello, sino más bien  predominaba las ganas de reivindicarse ante uno mismo, en primera persona, que es quizá a quien solemos olvidar más frecuentemente en estos asuntos de los deportes colectivos, tan dados al exhibicionismo y la palmadita en el hombro. El Canillas llegaba además con una tendencia al alza, deseoso de confirmar su candidatura a cotas más altas en la tabla clasificatoria y el inicio de partido fue la mejor prueba de ello. Una ocasión necesitaron los de Hortaleza para abrir su cuenta, y lo hicieron por la vía del balón parado.

El Colmenar, que según los estereotipos debía considerarse a sí mismo un fino estilista, muy dado al fútbol control pero poco al intercambio de golpes, sin embargo, asumió el golpe con toda la naturalidad posible. Centro sus fuerzas en la reacción, que es el camino menos épico hacia la remontada pero quizá el más fiable, y paulatinamente recuperó el pulso del partido a través del juego. Formando en defensa con Angulo, Edu, Ceve y Víctor en esta ocasión, el equipo franjirrojo comenzaba a mover el esférico desde la vanguardia tratando de alzar la mirada hacia arriba, buscando los surcos entre la defensa de los visitantes a través de Jiménez, Castillo, Jose Manuel y Oh capitán mi capitán David Nevado, quien volvía a la titularidad en esta cita. Arriba, Anto y Vivi comenzaban a amenazar las dos cornisas de los de Hortaleza, percutiendo sobre sus espaldas cuando la situación lo requería y sacándoles de su zona mientras agitaban el ataque.

Como fruta madura acabó llegando el primer gol colmenareño, tras una buena jugada elaborada por el costado, nacida en el flanco de Víctor, Vivi comenzó a abrir el tarro de las esencias con una sensacional asistencia que Jose Manuel en el área y materializada finalmente por Anto, especialista en dejar sin adjetivos a este cronista.

El gol de Anto no solo supuso el empate en el marcador sino que recordó a los presentes que el Colmenar ni estaba muerto ni estaba de parranda. Con el campo volcado en favor de sus intereses, solo pasaron tres minutos hasta el siguiente tanto de la contienda que de un plumazo materializaba la remontada. De nuevo con Jose Manuel y Vivi en el ajo, bien podría decirse que si los talentos se suman, el trabajo entre semana los multiplica. El 7 colmenareño siguió tirando de repertorio y sacó de la manga un taconazo a favor de la incorporación de su compañero, quien la puso al corazón del área donde fue Jiménez, llegador oficial (y caballero) del reino, el que arrasó el área para conectar el remate que certificaba la remontada al tanto inicial, poniendo una sonrisa aún mayor a los doscientos valientes que decidieron ignorar el reclamo del calor de las sábanas y cambiarlo por el frio y la humedad de la mañana de este 26 de Abril de 2017.  El Canillas trató de reponerse del golpe y volcaba sus esfuerzos en el juego por banda, sin llegar a inquietar excesivamente los dominios de Pablo en la recta final del primer acto.

La reanudación trajo consigo nuevas emociones en todos los sentidos y una cierta sensación de dejá-vu respecto a los primeros instantes del partido. De nuevo un ligero desajuste defensivo propició la ocasión para un Canillas que ya había empatado el encuentro cuando alguno de los espectadores aún degustaba el bocadillo de camino a su asiento. Una pérdida de balón era convertida por el equipo azulón en una fulgurante contra con apertura a banda y centro al corazón del área en el que su delantero remató implacablemente al fondo de la malla. El Colmenar se dio por aludido, pero de nuevo demostró que sabía encajar los golpes a la perfección.

Tal es así que apenas un minuto después, y tras haberse incorporado al descanso en sustitución de Jiménez, Jorge hubo de abandonar el campo por lesión pendiente de diagnóstico, no descarten que salga de esta con una liebre bajo la chistera. En ese instante al Colmenar le pudieron entrar vértigos, vahídos, incluso el miedo a ganar puesto que el repertorio de excusas estaba ahí, como esperando a un mal estudiante.

Pero no. El Colmenar lo que hizo fue sacudir de nuevo la cabeza para quitarse el aturdimiento, y encomendarse a su modelo de juego con la fe del que no solo cree en lo que hace sino que se sabe al dedillo lo que hace. Haciendo de la necesidad virtud, pequeñas flechas para continuar en la brecha que cantaba Manolo García, el Colmenar volvió a agarrar con firmeza el timón del choque. Adri sustituyó a Jorge y pese a entrar sin apenas tiempo para calentar comenzó a asociarse con sus compañeros de vanguardia y con toda aquella camiseta franjirroja en kilómetros a la redonda.

Entre eso y el derroche físico de los centrocampistas locales con Captain Nevado a la cabeza, al que le faltó solo controlar el cronómetro del estadio, el juego dio un nuevo vuelco hacia la meta del Canillas, y tras un par de avisos en el minuto 60 llegó el gol que de nuevo ponía al Colmenar por delante. En el centro del campo, Ceve robó un balón a su adversario y el balón parecía encaminarse al saque de banda, pero Adri tiró de traje de Flash para activar el esprint corto y recuperar el esférico antes de que este superara completamente la línea. Y de golpe y porrazo recuperó a la jugada del limbo futbolístico para poner el esférico a pies de Vivi, quien rubricaba su sensacional actuación con una asistencia  de esas de "a un toque, casi sin mirar" para Anto quien ya había olfateado el peligro y se había lanzado al corazón del área. El punta, llegó, advirtió el achique del guardameta y soltó un jab en forma de golazo que provocó la catarsis generalizada en la afición colmenareña. 

A partir de ese momento el juego comenzó a volverse más y más vertiginoso en dirección a ambas áreas, pero sin llegar ninguno de los dos conjuntos a lograr su objetivo, un poco como en aquellos instantes de las peleas del Pressing Catch en los 80 en que Héctor del Mar nos explicaba que "comenzaban las hostilidades" y ambos luchadores, daba igual que fueran Hulk Hogan, El Último Guerrero o uno de los sparrings con mallas turquesa, y enganchaban de las nucas sin llegar a golpearse.

El pasar de los minutos volvió a situar el partido en un intercambio de golpes en el que estuvo tan cerca el cuarto para los locales (a punto estuvo Anto de finiquitar el partido con el que hubiera sido su tercer tanto del choque) como el tercero para los visitantes, con un par de remates de cabeza que pusieron el corazón en un puño a todos los presentes. Con el encuentro encarando ya su recta final, Maillo sustituyó a Anto, para terminar de consolidar la victoria de los suyos, cumpliendo su misión en el centro del campo pese a la dificultad añadida de tener que saltar al tren en marcha en la penúltima estación. 

Finalmente el señor colegiado señaló el camino de los vestuarios. Y se cerró un capítulo más de una temporada que comienza a vislumbrar la primavera, y se vislumbra sin la necesidad de tener que elegir entre ser duros fajadores o finos estilistas. Detalles.

Jugaron: Pablo, Ceve, Víctor, Angulo, Edu, Castillo, Nevado, Jose Manuel, Jiménez (Jorge (Adri), Vivi y Anto (Maillo).

A.D. Colmenar Viejo

 

C.D. Canillas

 

Ajax Spinner