Usamos cookies para ofrecerte un mejor servicio, en ningún caso usamos tus datos para nuestro beneficio personal o para venderselo a terceros. Si continúas navegando aceptas nuestro uso de las Cookies. Más información

DIARIO DEPORTIVO REGIONAL DE LA COMUNIDAD DE MADRID

1ª Aficionados > Grupo 2 > E.D. Moratalaz "B"

Raúl León, nuevo entrenador del Aficionado B de la E.D. Moratalaz para la temporada 2015/16 - entrevista

Autor:
21-06-2015
Raúl León //// fotos: Alejandro Posilio (ED Moratalaz)
 
“Hay juventud y son muy competitivos. Eso me gusta, pues ponen intensidad en los partidos y se les puede exigir”

Los resultados cosechados por este profesor de Educación Física en el Infantil A no han impedido que los responsables técnicos de la Escuela hayan apostado por un técnico de la casa y con experiencia en Segunda B para dirigir el segundo equipo de la ED Moratalaz.

Textos y fotos de Alejandro Posilio

A sus 32 años, este profesor de Educación Física en los Escolapios de Getafe está más que preparado para dirigir el Aficionado B de la ED Moratalaz. Estudió Magisterio de Educación Física en la Universidad de Alcalá de Henares, luego llevó a cabo un curso puente para ingresar en la licenciatura de INEF, que aprobó con Maestría de Fútbol en la Universidad Alfonso XX el Sabio. Después se sacó los dos primeros niveles de entrenador y actualmente está cursando el tercero y último. Además, ha sido preparador físico en un equipo de Segunda B y en otro de Tercera. Amante del deporte, va a iniciar su quinta temporada en la Escuela, con la que se siente identificado en filosofía y estilo. Soltero y con compromiso, pues tiene previsto casarse este año, vive en Moratalaz desde septiembre.

 

¿Qué significa para ti que te hayan nombrado entrenador del Aficionado B de la ED Moratalaz?

Es un orgullo, porque formo parte del plantel de entrenadores de la Escuela, y que cuenten contigo para llevar uno de los dos aficionados está muy bien.

 

¿Ha sido una sorpresa o esperabas algo parecido?

No esperaba nada parecido. Tenía esperanzas de que la próxima temporada me dieran un equipo de chicos mayores, como un juvenil, porque este año he llevado el Infantil A, pero nunca me hubiera imaginado algo así. Cuando me lo comunicaron, me quedé sorprendido, pero muy ilusionado.

 

¿Cómo y cuándo te lo comunicaron?

Fue hace un par de semanas. Me mandó un mensaje Jorge, el director general, y me dijo que teníamos que hablar. Me tanteó para ver qué me parecía y luego me dijo que yo era su apuesta.

 

¿Qué le respondiste?

Al principio, le contesté que si estaba de broma. Pero cuando me insistió en que iba en serio, acepté y le contesté que adelante.

 

¿Te explicó por qué te habían elegido?

Sobre todo porque querían alguien de la Escuela que tuviera experiencia. He trabajado con adultos, no solo con niños, en Segunda B, en el San Sebastián de los Reyes, y en Tercera, en Carranque, en ambos clubes como preparador físico.

 

¿Es un reto?

La verdad es que sí. Es un reto bonito que me apetece mucho.

 

¿Qué te atrae de esta oportunidad?

Cambiar de edades a la hora de trabajar y que se asemeja más a un equipo profesional en aspectos como el manejo y la gestión de un vestuario. No es igual que con niños pequeños. Esto me atrae bastante.

 

¿Te sientes capacitado para hacerlo bien?

Sí. Creo que estoy preparado. Y si los responsables deportivos de la Escuela piensan que lo estoy, pues adelante.

 

¿Te asusta algo?

La verdad es que no. Tras pensarlo y hablarlo con amigos, me alertaron de que voy a entrenar con personas mayores, no con niños, pero esto no me supone ningún problema. Ya he trabajado con adultos. Sé que voy a tener que adaptarme, pero no me va a suponer ningún problema, porque ya he trabajado con ellos. No me asusta.

“Cuando me lo comunicaron, me quedé sorprendido, pero muy ilusionado”

 

¿El día que te metieron en esta aventura dormiste bien?

Perfectamente. Solo le di vueltas la primera hora después de que me lo comunicaran. Pero no ha habido ningún problema.

 

¿Conoces a los jugadores que vas a dirigir?

Sí. He estado siguiéndoles algún partido y algún entrenamiento. Pero no he dirigido a ninguno de ellos.

 

¿Qué te parece lo que tienes?

Aún se están definiendo las plantillas, pero en principio, es un equipo de mucha calidad técnica, con un magnífico manejo de balón y, posiblemente lo mejor, que conoce la filosofía de la Escuela, el estilo de juego que buscamos. Lo han trabajado durante años y no tengo que partir de cero. Eso viene muy bien. Hay juventud y son muy competitivos. Eso me gusta, pues ponen intensidad en los partidos y se les puede exigir.

 

¿Se va a seguir la filosofía de dar prioridad a los jugadores procedentes de la Escuela?

Tenemos que ver el número de jugadores que hay. Pero la filosofía, según he hablado con los que hacen las plantillas, es esa. Y creo que es acertada. No sé si por número hará falta algún fichaje. Pero, en principio, la gran mayoría son de la Escuela.

 

¿Hay quien dice que esta filosofía limita las posibilidades de crecimiento de la Escuela?

Últimamente, con la gente que está saliendo de la Escuela, no se produce esa limitación. Al contrario, aporta bastante, pues hay más posibilidades de que salgan jugadores de calidad, pues les estamos formando con el estilo de juego que queremos practicar y como el tipo de jugador que deseamos. Esto no limita mucho, aunque está en función de los objetivos que se quieran conseguir. Pero si vienen muy formados, puede servir para que después salgan más fácilmente a clubes más grandes.

 

¿Qué objetivos se quieren conseguir?

La Escuela no me ha puesto ninguno. Yo busco quedar lo más arriba posible, porque Primera es una categoría en la que podemos hacer un buen papel, según el nivel que he visto de los jugadores. Pero hasta que no tenga la plantilla definida totalmente y hable con ellos, no tengo los objetivos fijados nítidamente.

 

¿El ascenso es posible?

No lo sé. Depende de muchos factores. Ojalá lo podamos conseguir.

“Sé que voy a tener que adaptarme, pero no me va a suponer ningún problema, porque ya he trabajado con adultos; no me asusta”

¿El estilo será toque, toque y toque?

Toque, toque y toque va a ser lo primordial. A partir de ahí, hay que seguir creciendo y ver otras posibilidades, porque sacando siempre en corto no se pueden ganar todos los partidos. Hay que saber también jugar rápido y más vertical.

 

¿El Aficionado B tiene que ser el segundo mejor equipo de la Escuela que practique este estilo?

Por supuesto.  Los dos equipos aficionados son un ejemplo para el resto de los chicos de la Escuela. Si cualquier niño de aquí va a ver un partido de los aficionados y ve que el estilo de juego que usan es el que les enseña su entrenador, va a confiar mucho más en él y en el estilo.

 

¿Cómo está la plantilla?

Como Jorge va a ser el entrenador del aficionado A, tiene que diseñar primero su plantilla. Y en función de los jugadores que elija, definiré la mía en función de eso, de los que se queden del B y de los juveniles que suban. Creo que la semana que viene estarán definidas.

 

Ya solo te queda entrenar al Aficionado A ¿Será el siguiente paso?

Nunca se sabe. Estaría bien. En la anterior entrevista que me hiciste, me preguntaste si me gustaría entrenar al Aficionado A. Y te respondí que no me lo había planteado nunca. Pero nunca se sabe. Quiero seguir creciendo y estar cómodo con la categoría que me toque.

 

Si la temporada que viene bajaras a un equipo juvenil o cadete, por ejemplo, ¿te importaría?

No. A veces lo he hablado con un amigo que se dedica a esto, y me ha comentado que es probable que cuando haya empezado a entrenar a aficionados, no quiera volver al fútbol base. Pero como me gusta tanto esto, creo que no voy a tener problema en volver. Si este año entreno al Aficionado B porque lo han considerado así y el que viene piensan que me puedo adaptar mejor o que mi forma de ser entrenador viene mejor para un equipo de cantera, me lo plantearía sin problemas, porque me gusta mucho el fútbol base.

 

¿Puedes decidir algo de tu plantilla?

En principio, te las dan prácticamente hechas. Yo no he podido seguir mucho esta categoría durante la campaña terminada y no conozco a otros jugadores de la categoría. Pero al final yo tengo la última decisión, sobre todo con chicos que vienen a prueba. Pero hasta que no me den la base de la plantilla, no puedo elegir nada.

 

¿Pero sabes el equipo que vas a tener?

Más o menos sí. La base la tengo clara.

 

¿Puedes pedir algún fichaje?

Primero tengo que ver el número de jugadores que tengo y luego ver si se puede fichar o no. En principio, se elige entre los que vienen a probar. Creo que no se ha ido a ningún club a por nadie. La base va a ser de jugadores del Aficionado B de la temporada pasada. Algunos subirán al A y otros estarán en el A con ficha del B. Se jugará con eso para que los chicos sigan creciendo.

 

Esta temporada recién finalizada no ha sido un éxito para ti. El Infantil A ha perdido la categoría. ¿Esto es un ejemplo de que en esta Escuela los resultados son lo menos importante?

Parece que con decisiones así se demuestra eso exactamente. Creo que lo que se intenta es crear un perfil de entrenador definido adecuado a cómo se quiere trabajar, y luego, que los chicos aprendan. Si has hecho bien tu trabajo, es lo que importa. A lo mejor otro entrenador hubiera sacado más puntos, o no. Creo que en este caso confían en mí y en mi forma de trabajar; los resultados han dado igual.

“Quedar en una posición u otra me da igual”

Raúl está seguro de que va a aprender mucho dirigiendo al Aficionado B, sobre todo en el aspecto de gestionar un vestuario. Confía en poder aprender mutuamente de sus jugadores.

 

¿A estas edades se les puede enseñar algo?

Creo que sí. Todavía son muy jóvenes, el mayor de esta plantilla creo que tiene 22 o 23 años. Creo que todavía pueden aprender, sobre todo a la hora de manejar los partidos y los tiempos. Puede que técnicamente mejoren ya poco, pero en la forma de entender el juego y en leer cómo va el partido se puede aprender siempre.

 

En la Escuela se imparte el fútbol por conceptos. ¿Se les puede enseñar algún concepto a estas alturas?

En esta última etapa de aficionados se trabaja algún concepto más que no se ha dado antes. Pero sobre todo, reforzar los que ya tienen.

 

¿Qué esperas aprender?

Sobre la gestión de un vestuario. Lo he vivido como jugador, pero ahora me apetece vivirlo como entrenador, para gestionar los diferentes grupos que hay en un vestuario. Eso creo que me va a enriquecer bastante.

 

¿Te va a exigir más tiempo del que dedicabas hasta ahora?

Creo que sí, sobre todo porque tendré que analizar partidos de rivales. Además, los horarios de entrenamiento son más tarde. Sí, hay que dedicarle más tiempo. Es importante darle una vuelta más a lo que ya saben, para que intentar que su rendimiento futbolístico aumente. Pero soy profesor y salgo pronto de trabajar.

 

¿Qué prefieres entrenar a niños, adolescentes o adultos?

Cada uno tiene sus cosas positivas y negativas. Hasta ahora, he sido primer entrenador desde chupetines hasta juveniles. He entrenado a todas las categorías. Los de la fase de Iniciación son muy divertidos, me lo he pasado genial con ellos, pero no se puede meter casi nada de competitividad; la etapa de desarrollo es complicada, porque tratas con adolescentes, pero aprenden muchísimo, son esponjas; y con los aficionados va ser una buena manera de intentar que crezcan más; influyen otros aspectos, ya son hombres. Nos vamos enriquecer mutuamente.

 

¿Al final de temporada, cómo vas a medir si ha sido un éxito o no?

Dependerá de que la plantilla acabe contenta y de que los objetivos que me marque a nivel de equipo se logren. Con esto estaría más que satisfecho. Quedar en una posición u otra me da igual. Lo importante es que cree un equipo competitivo, bien organizado. Con eso me doy por contento.

Ajax Spinner