Usamos cookies para ofrecerte un mejor servicio, en ningún caso usamos tus datos para nuestro beneficio personal o para venderselo a terceros. Si continúas navegando aceptas nuestro uso de las Cookies. Más información

DIARIO DEPORTIVO REGIONAL DE LA COMUNIDAD DE MADRID

Preferente > Grupo 1 > E.D. Moratalaz

La E.D. Moratalaz explica su filosofía a todos sus jugadores y entrenadores

Autor:
19-01-2014
“Cualquier mal comportamiento de un miembro de la Escuela repercute negativamente sobre la imagen de la misma”
El director deportivo se ha reunido los dos últimos meses con los equipos desde Alevín A a aficionados para explicarles qué se espera de cada integrante; los chicos se han mostrado receptivos y comparten la idea de que se forme a buenas personas además de a jugadores de calidad
- Es la primera vez que se producen este tipo de cónclave y los responsables los encuentran muy provechosos
- Se habló de comportamientos personales y de qué tipo de jugadores se buscan en la Escuela
- Se utilizaron imágenes de futbolistas de la EDM que resultan un gran ejemplo para sus compañeros
 
Texto // Alejandro Posilio
 
“Un mal comportamiento de un miembro de la Escuela Deportiva Moratalaz, tanto en los entrenamientos como en los partidos, incluso cuando va por la calle vestido con la ropa de la Escuela, afecta negativamente no solo a esa persona, sino también a la imagen de la ED Moratalaz. Cuando representéis a esta organización, ser felices y pasarlo bien, pero de forma comedida. Aquí no solo formamos a jugadores de fútbol, también a personas”.
 
Estas palabras de Jesús Gutiérrez, Guti, director deportivo de la ED Moratalaz, ejercieron de moraleja final de las reuniones que los responsables deportivos y directivos de la Escuela han mantenido durante los dos últimos meses con cada uno de los equipos que integran la Escuela Deportiva Moratalaz desde el Alevín A hasta el primer equipo. Todos los integrantes de las plantillas, incluidos lesionados y cuerpo técnico, han pasado por la oficina de las instalaciones de La Dehesa para explicarles detenidamente cual es la filosofía de esta Escuela y qué se pide a cada uno de los miembros que la componen.
 
En estos cónclaves, que no se han prolongado más allá de una hora, el director Deportivo les trasladaba a jugadores y entrenadores qué significado tiene para los actuales responsables de la EDM pertenecer a esta Escuela, en su caso como jugadores o entrenadores. “La verdad es que los chicos han estado muy receptivos. Lógicamente, a los pequeños se los notaba más inquietos, pero todos se han mostrado tranquilos e interesados. Creo que lo que les he contado y cómo lo he hecho no les ha parecido un tostón. Los temas tratados les ha sorprendido gratamente, y los vídeos y las fotos de los jugadores de la Escuela que ellos conocen les han estimulado”, resume Guti de las reuniones.
 
 
Los jugadores mostraron gran atención a las explicaciones.
 
Es la primera vez en la historia de la ED Moratalaz que se llevan a cabo este tipo de reuniones con casi todos los equipos. Y con el objetivo, como explica el máximo responsable deportivo, “de que cambien las escasas malas actitudes que de vez en cuando detectamos, porque cualquier comportamiento suyo cuando ejercen como jugadores de la Escuela repercute en la imagen de la misma. Les he explicado qué esperamos de cualquier miembro de la EDM, cada uno en su parcela”.
 
Las reuniones se componían de dos fases bien diferenciadas. La primera estaba más enfocada a encauzar el comportamiento personal de cada jugador, con el hilo común en todas las apreciaciones de actuar de manera educada, como buenas personas. En la segunda se insistía más en explicaciones de qué tipo de jugadores se buscan en esta organización: no solo buenos técnicamente, sino también inteligentes, que sepan decidir por sí mismo y que sepan buscar respuestas a los retos deportivos.
 
La primera intención de Jesús Gutiérrez era hacerles ver que la Escuela Deportiva Moratalaz tiene ya un gran prestigio, ganado gracias al esfuerzo de todos sus integrantes. Esta temporada se celebra el 50 aniversario de su fundación, lo que convierte a la ED Moratalaz en una escuela clásica del fútbol madrileño, en la que sus 700 jugadores, 35 equipos y 50 entrenadores tienen, en general, buena reputación. Hasta el extremo de que hace dos años, fue elegida oficialmente por la Federación Madrileña de Fútbol como la Mejor Escuela de la Comunidad.
 
Objetivo común
 
“Por estas cosas, nos gusta que nos reconozcan por ahí fuera por tener jugadores que juegan bien y se comportan correctamente”, les argumentaba Guti. Y añadía: “Todos los miembros de la ED Moratalaz debemos comprometernos a conseguir un objetivo común, porque lo importante aquí es el grupo, que sale reforzado si todos miramos por él. Todos tenemos que tener un comportamiento ejemplar. Y esto exige un esfuerzo que pedimos a todos”. Y más adelante precisaba: “Es muy importante que entendamos que los comportamientos negativos repercuten en la imagen de la Escuela. Actitudes como insultar al árbitro, pegarse con los rivales o comportarse violentamente cuando uno va vestido con la ropa de la Escuela incide negativamente en el nombre de la ED Moratalaz. Y esto nos importa. Si bien tengo que reconocer que cada vez los malos modos suceden menos y que, en líneas generales, el comportamiento de los miembros de la ED Moratalaz es positivo, y por eso cada vez tenemos mejor imagen, que es lo que buscamos”.
 
Seguidamente, Guti enumeraba una serie de comportamientos que algunos podrían calificar de insignificantes, pero que los responsables de la Escuela consideraban esenciales, como saludar a las personas que visten ropa de la Escuela, aunque no se la conozca, tratar con educación a Paqui, la mujer que cuida los vestuarios, respetar las instalaciones y los enseres de las mismas, porque aunque no sean propias, estropearlas afecta negativamente al desarrollo diario de la Escuela, momento en el que el director técnico señalaba: “Si nos las cargamos, ¿dónde vamos a ir a jugar 700 personas?”.
 
 
Todos los equipos desde el Alevín A pasaron por las reuniones.
 
Después, se extendía este buen comportamiento en las instalaciones de la ED Moratalaz a los campos rivales. “Las cosas que no podéis hacer aquí, como sacudir las botas en las duchas o tratar las instalaciones a golpes, tampoco hay que hacerlas en los demás campos. No lo hacemos habitualmente, porque no va con nosotros”, insistía Guti.
 
Y los consejos se extendían a la actuación fuera de las instalaciones de la ED Moratalaz cuando se va vestido con la ropa de la misma: “Esto también afecta a la imagen de la ED Moratalaz. Si estáis con litronas en el parque o armando jaleo y la gente os ve con el chándal de la Escuela, os identifica y no solo piensa mal de vosotros, sino de todos nosotros, porque un mal acto redunda en todo el grupo. A nosotros nos da igual vuestra imagen personal, porque no os identifica cómo sois por dentro, pero cuando ejercéis como jugadores de la ED Moratalaz, hay que dar buena imagen, llevando la ropa correcta y respetando las normas”, incidía el director Deportivo. En ese momento, aparecía en la pared-pantalla una fotografía de Rubén Ayuso, uno de los jugadores que esta temporada ha ascendido al primer equipo desde el Juvenil A, y Guti señalaba en alto: “Seguro que casi todos lo conocéis. Es un chaval normal al que le gusta jugar al fútbol, como queremos que seáis todos”.
 
Tras esta serie de consejos, observados con atención por la gran mayoría de asistentes a las reuniones y con diversos comentarios graciosos por parte de algunos de los chavales, se daba paso a la segunda parte de la charla, en la que se analizaba el aspecto más deportivo. “Todo el mundo en la Escuela y mucha gente fuera de ella conoce que en la ED Moratalaz se enseña un estilo muy definido, que está basado en el juego de combinación. Pretendemos que todos los equipos de esta Escuela jueguen igual. Y para lograrlo, trabajamos a partir de conceptos del juego que se van enseñando progresivamente según avanza la edad de los jugadores”, explicaba orgulloso Guti.
 
 
Ser más agresivos
 
Pero no todo era complacencia con la situación actual de los equipos de la ED Moratalaz, porque Jesús Gutiérrez también explicaba las carencias: “Tenemos que aprender a competir y ser más agresivos jugando; hay que tener más temperamento y, en algunos momentos, mostrar más mala leche en el juego”. Pero seguidamente les aclaraba: “Queremos futbolista que se rijan por la cabeza, no por el corazón y la fuerza”. Y un vídeo de Andrés Iniesta con la selección española despejaba dudas: “Los jugadores de la selección española suelen ser los más pequeños, pero también los más listos, muy buenos técnica y tácticamente”. Y destacaba las características del de Fuentealbilla: “Iniesta es un ejemplo de jugador que sabe tomar las decisiones correctas. Es muy inteligente y siempre piensa lo que hay que hacer antes que los demás. No protesta, no discute con los rivales y nunca tiene malos gestos. Es el ejemplo de jugador que perseguimos en esta Escuela y que nos gustaría tener”.
 
Y pasaba a contarles una idea que tienen los responsables de la Escuela, que consiste en poner grandes marcos en las paredes del pasillo de los vestuarios de La Dehesa con fotos de jugadores de la ED Moratalaz que hayan tomado parte en Primera, Segunda, Segunda B o Tercera división. “Ahora los dos primeros marcos estarían vacíos. Y lo que queremos que penséis es ‘yo quiero poner ahí mi foto’”. Y se preguntaba en alto: “¿Por qué no vais a poder lograrlo si en esta Escuela hay gente muy capaz?”. Y añadía: “Pero para lograr este objetivo es necesario que os entreguéis al máximo, principalmente en los entrenamientos, que es donde más se aprende, porque les dedicáis muchas más horas que a los partidos”.
 
Varios vídeos amenizaron las charlas.
 
Y era el momento en el que explicaba el porqué de las normas que se exigen en los ensayos: Primero, hay que ser puntuales y llegar con 15 minutos de antelación para cambiarse y pensar en lo que se va a hacer seguidamente. Segundo, si por alguna causa justificada no se puede acudir al entrenamiento, avisadlo con antelación al entrenador, para que pueda adecuar el trabajo que ha preparado previamente. Tercero, hay que llevar la ropa adecuada y no equivocarse ni de color ni usar prendas de otros años; es obligatorio respetar la uniformidad del grupo. Cuarto, siempre hay que entrenar con espinilleras, porque si incluso los árbitros no dejan jugar sin ellas, tampoco se puede entrenar sin ponéserlas. Y quinto, no se puede entrenar con piercings, pendientes, collares o pulseras, porque son un peligro para el jugador y sus compañeros.
 
Este era uno de los momentos en que el murmullo de los jugadores se hacía más audible. Pero como explicaba Samuel Saucedo, mediocentro del Aficionado A tras la reunión de su equipo: “Creo que todo lo que nos han dicho nos sirve a los jugadores para mejorar. Está muy bien que explique los valores y los matices que debemos mantener. Creo que estas reuniones pueden ser productivas”.
 
Llegaba el momento de explicar cómo debían ser los entrenamientos. Y Guti insistía en que, sobre todo, “intensos”. “Cuando un entrenador hace una indicación a un jugador, no es para regañarle ni reprocharle nada, es para que tome nota y mejore”, insistía el responsable deportivo. Quien seguía explicando que no hay que encararse ni cabrearse con los compañeros cuando hacen una indicación, porque “queremos gente atrevida y osada, preparada para tomar decisiones”. Aunque precisaba: “Los entrenamientos son el lugar idóneo para probar y para equivocarse, aunque siempre dentro de un orden. Hay que atreverse a hacer cosas que tengan sentido”.
 
 
Ufa, uno de los ejemplos
 
En ese instante aparecía la imagen del defensa del Aficionado A Mario Martín, más conocido por todos como Ufa, quien la temporada pasada formaba parte del Juvenil A. “Aquí tenéis un claro ejemplo de jugador trabajador, disciplinado, serio y aguerrido, lejos de ser una estrella, que ha logrado llegar al Aficionado A y ser uno de los que más minutos juega. Es un modelo a seguir, pues en el fútbol han llegado a triunfar muchos jugadores de este estilo”, recitaba Guti.
 
Como es lógico, los partidos de competición también tenían su espacio. “Vivir un partido es preparar todo lo necesario para jugar con atención y cuidado; no llegar tarde; pensar en lo que te puedes encontrar y en lo que quieres hacer. Para un futbolista,  jugar al fútbol en un partido de competición es lo más bonito. Por eso hay que hacerlo concentrado y con todas las consecuencias, aunque luego se tenga que ocupar plaza en el banquillo”.
 
Y llegó el turno de los banquillos, por el que todos los jugadores pasan tarde o temprano a lo largo de su carrera. Aquí, el responsable deportivo explicaba que desde la suplencia también hay que vivir el partido, estando atento a todo y, particularmente, al rival que te puede tocar cuando saltes al terreno de juego. “Hay que fijarse cómo juega, cuáles son sus características y sus puntos débiles, para conocerlos y actuar en consecuencia”, puntualizaba Jesús Gutiérrez.
 
La competición en sí también tiene sus normas. Y Guti enumeraba las más importantes: “La protesta al árbitro no forma parte del manual de juego de la ED Moratalaz, ellos se equivocan como los demás, porque su labor es muy difícil, y está comprobado que no se consigue nada protestando; hay que respetar al rival, tanto a los jugadores como a los aficionados, y no se puede entrar en conflicto con ninguno de ellos; cuando uno es sustituido, es obligatorio dar la mano al compañero que entra en tu lugar; cuando se marca un gol, hay que celebrarlo con los compañeros y no separarlos para ir a festejarlo con alguien de la grada, ya sean novias, padres, madres o amigos; al final de partido hay que agradecer siempre el apoyo a nuestros aficionados, se gane, se pierda o se empate; y una vez en el vestuario no sirven de nada los reproches ni las broncas con compañeros o entrenadores. Esto solo crea conflictos más profundos”.
 
El presidente de la EDM cerró la última reunión.
 
Esta etapa de la reunión estaba adornada con la fotografía de Alberto Sereno, el capitán del Aficionado A, otro de los pilares del primer equipo procedente de las categorías inferiores: “Este jugador de la Escuela no dirige el balón de maravilla ni ejecuta jugadas de crack, pero es un ejemplo de comportamiento dentro y fuera del campo, con sus compañeros y con los demás, que nos interesa destacar en esta Escuela”.
 
El fenómeno de las redes sociales también tuvo su espacio. Tras explicarles que cada uno era libre de decir lo que quisiera en ellas, hacía hincapié en que hay que tener mucho cuidado con lo que se escribe cuando se menciona a terceros. Si un miembro de la ED Moratalaz insulta o causa un perjuicio a otra persona por algo que tenga que ver con la Escuela, puede causarle un gran perjuicio a esta, por lo que esta actitud recibe su sanción. “No se trata solo de vosotros, sino también de las personas que estamos detrás. Hay que tener mucho ojo con insultar o perjudicar a integrantes de otros clubes o personas que tengan que ver con esta actividad”.
 
Y para finalizar, el director deportivo mostraba en la pared pantalla el organigrama de la junta directiva, con las fotos de cada uno de sus miembros y su responsabilidad. En este asunto fue muy escueto: “Estas personas no reciben ni un duro por su actividad en la Escuela, a la que dedican gran parte de su tiempo libre, con el objetivo de que no nos falte de nada. Si os encontráis con alguno, saludarle, aunque no sepáis su nombre. No piden más”.
 
Y como en cada reunión estuvieron uno o dos de estos directivos, fueron ellos los que ponían el punto final al cónclave. En la última celebrada con el Juvenil A, le tocó el turno al presidente de la ED Moratalaz, Mariano Martínez, y al directivo responsable del marketing y la comunicación, Manuel Vela. Mientras que el primero hizo hincapié en que lo que más le había gustado de la exposición de Jesús Gutiérrez es que apenas se había hablado de ganar y sí se había tratado mucho de ser buenas personas y de ser jugadores ejemplares, el segundo destaco que en la actividad deportiva se suelen desarrollar los valores que luego se van a aplicar en la vida, por lo que esta Escuela intenta ser un buen ejemplo, sobre todo para los más pequeños.
 
 
Kike: “Estas reuniones no le vienen mal a nadie”
 
“Si estas reuniones le sirven a solo un jugador de cada equipo, ya están justificadas. Creo que se han tocado todos los aspectos necesarios para formarnos no solo como jugadores, sino también como buena personas. Si se hicieran muy a menudo, resultarían un coñazo. Pero hacerlas de cuando en cuando, no vienen mal a nadie. Además, los modelos que se han utilizado de jugadores de la Escuela como ejemplos a seguir son muy representativos. Todos los conocemos y sabemos que tienen mucho cosas de las que los demás podemos aprender”. Son palabras de Kike Sánchez, capitán del Juvenil A, tras vivir la reunión de su equipo.
 
Esta favorable opinión fue ratificada por su compañero Carlos Muñoz, delantero del mismo equipo: “Estas reuniones no le hacen mal a nadie. Nos cuentan cómo nos tenemos que comportar tanto dentro como fuera de la Escuela, y no nos piden nada raro, simplemente que seamos educados. Aunque, posiblemente, estas reuniones sean más productivas con los más pequeños, que van a vivir más cantidad que los juveniles o aficionados”.
 
Y en la misma línea se expresó Víctor Muñoz, otro delantero del juvenil A: “No se me ha hecho pesada, porque con los vídeos y las fotos se pasa el tiempo rápido. Ahora, lo que nos han contado ya lo sabíamos, pues es cómo debemos comportarnos cuando somos jugadores de la EDM, que es con educación. Si bien, a algunos les va a venir muy bien”.

Alejandro Posilio // E.D. Moratalaz

Ajax Spinner