Usamos cookies para ofrecerte un mejor servicio, en ningún caso usamos tus datos para nuestro beneficio personal o para venderselo a terceros. Si continúas navegando aceptas nuestro uso de las Cookies. Más información

DIARIO DEPORTIVO REGIONAL DE LA COMUNIDAD DE MADRID

Preferente > Grupo 1 > E.D. Moratalaz

Jorge Vallejo, nuevo entrenador del primer equipo de la E.D. Moratalaz - entrevista

Autor:
19-06-2015
Jorge Vallejo - /// Fotos: Alejandro Posilio - ED Moratalaz
 
“El objetivo es estar en cabeza y pelear hasta el final por subir a Tercera División”

 

Este profesional del fútbol asume ahora el reto de dirigir al primer equipo de la Escuela, con el objetivo de subirlo de categoría y practicar el estilo combinativo más atractivo para llenar el Urbis los domingos; todo ello sin dejar de ser el principal responsable de la organización

Entrevista con Jorge Vallejo, nuevo entrenador del Aficionado A de la ED Moratalaz

Texto y fotos de Alejandro Posilio

Para este ingeniero Técnico Agrícola, el fútbol es su vida, por lo que le dedica a esta actividad todas las horas que sean necesarias. Y como no le asustan los retos, ha sumado a su responsabilidad de dirigir la ED Moratalaz, la de entrenar a su primer equipo. Está dispuesto a convertir al Aficionado A en el gran escaparate del estilo combinativo que se enseña y se practica en esta organización, teniendo como gran objetivo llevar por primera vez a esta Escuela a Tercera División. Con 34 años y soltero, recaló en esta institución desde Dechatlon en el 2006, y de fregar los vestuarios, llegó en el 2011 a ser su máximo responsable, pasando por todos los puestos posibles, incluido dirigir al Aficionado B esta temporada recién acabada. Empezó entrenando en San Cristóbal de los Ángeles y también lo hizo en San Fernando. Por si fuera poco, y como no tiene reparos, también llevará los mandos del Infantil A.

 

¿Por qué eres entrenador del Aficionado A?

Ha surgido la oportunidad, después de que Paco Gallardo decidiera irse de la ED Moratalaz, y es un reto que tengo desde hace tiempo. Varias veces se había rumoreado que yo podía coger el Aficionado A, y ahora es el momento. Todos van a ser chicos que conozco de mi etapa en juveniles. Creo que es un bonito reto y que seguro que va a salir bien.

 

¿Lo has decidido tú o ha sido por consenso?

La directiva en estos asuntos no decide. Lo ha hecho la parte deportiva. Una vez que Paco comunicó que se iba, se valoraron las opciones y se pensó que la más acertada era la mía.

 

¿Es más difícil entrenar al A que al B?

Creo que no. No hay nada que motive más que estar en el Aficionado A, que es el primer equipo de la Escuela, a la que representa, y con un objetivo ambicioso, como es estar por primera vez en Tercera División, no puede haber nada más fácil que eso.

 

Conoces al equipo. ¿Qué esperas de él?

Va a estar integrado cien por cien por gente de la casa. Va a ser muy raro que venga alguien de fuera, si viene algún jugador es porque marque muchísimo las diferencias. Todos van a ser jugadores que comprenden perfectamente el estilo de juego de la Escuela y que han dado muy buenos resultados en juveniles o este año en el Aficionado B, haciendo la mejor campaña de la historia de la Escuela en Primera Regional siendo un B. Ahora les toca demostrarlo en el A, junto con los que ya llevan tres años ahí, que siempre han tenido esas opciones, pero que al final se han quedado a nueve o diez puntos de subir, que son tres partidos más ganados. El objetivo es estar en cabeza y pelear por subir a Tercera División.

 

Has llegado al primer equipo de la Escuela. ¿Ya no puedes volver a llevar equipos de inferior categoría?

De hecho, este año voy a volver a entrenar a equipos de la base, porque dentro de la nueva estructura  que se va a desarrollar, casi todos los coordinadores, yo incluido, vamos a llevar equipos de la base, para demostrar que es lo que más nos importa y que queremos formar muy bien a los chicos, para que lleguen a los primeros equipos. Así que este año voy a llevar el Infantil A también.

 

¿Piensas en entrenar algún día fuera de la Escuela?

De momento, mi reto y mi proyecto están aquí. Lo que me ilusiona es estar aquí. Otros años he tenido ofertas de otros clubes, incluso para llevar canteras, y a día de hoy, ni me lo planteo. Dentro de varios años puede, pues me quedan muchos años como entrenador, y nunca se sabe lo que pude pasar. Pero a día de hoy, mi reto es poner a esta Escuela donde se merece en el fútbol madrileño.

 

“El equipo va a estar integrado cien por cien por gente de la casa”

¿El objetivo número uno es el ascenso?

Es el mismo que dije el año pasado: demostrar que en la categoría Preferente se puede desarrollar un fútbol vistoso y alegre, que anime a todos los chicos, familiares y aficionados a venir a verlo porque disfruten del fútbol, y que haga que la grada del Urbis se llene domingo tras domingo. Y jugando así podremos pelear por los puestos de ascenso y llegar con opciones hasta el final. Ese es el objetivo.

 

¿La Escuela puede soportar un equipo en Tercera División?

Sí, porque la política no cambiaría, seguiríamos sin invertir dinero en jugadores y sería un escaparate para los nuestros. Cada vez querrían venir más chicos de fuera y nuestro escaparate sería mejor para mostrarse. Repito, la filosofía sería la misma, la que nos ha llevado hasta aquí.

 

La prioridad está clara, preferencia para los chicos de la Escuela. ¿Pero puede haber algún fichaje?

Sí, no estamos cerrados a nada. Pero a día de hoy, la plantilla es supercompetitiva, y o viene algo muy muy bueno o es muy difícil que tenga sitio en la misma.

 

Paco Gallardo, el anterior entrenador, afirma que esta filosofía limita el crecimiento del equipo y de la Escuela. ¿Lo compartes?

Por eso no continúa en la Escuela. Cada uno tiene su opinión. A él le deseo lo mejor, pero es curioso que se vaya a otro equipo y quiera llevarse jugadores de la Escuela. De lo que se deduce que tan malos no serán. Realmente, creo a muerte en los jugadores de la Escuela y creo que en juveniles y aficionados competimos a gran nivel con las grandes canteras. ¿Por qué los nuestros no van a poder jugar en Preferente a buen nivel y quedar arriba en la tabla?

 

¿El estilo de juego combinativo es innegociable?

Sí, es innegociable. Los jugadores lo saben, los entrenadores, también, y lo mismo la Escuela. Creo que ya es el momento de que, de verdad, el equipo defienda al cien por cien el estilo de la Escuela y demuestre a todo el mundo que sí se puede.

 

¿El Aficionado A tiene que ser el equipo que mejor practique este estilo?

Por supuesto. Es donde tienen que querer mirarse todos los jugadores. Debe ser el espejo de todos los demás y donde todo el mundo aspire a llegar, a jugar como él, y sea la imagen y el referente de esta Escuela, que para eso es el primer equipo.

 

¿Qué refuerzos por puestos hacen falta?

A día de hoy, hay 24 o 25 jugadores, y el problema es que hay que dar dos o tres bajas. Realmente, no hace falta ningún refuerzo, porque todas las posiciones están más que cubiertas. De hecho, jugaremos con que varios chicos tengan ficha B y que el segundo equipo también sea bastante competitivo. Queremos que los jugadores, en vez de estar en la grada los fines de semana porque se queden desconvocados, puedan, sobre todo los más jovencitos, jugar en el B y seguir sumando minutos y formándose.

 

“Realmente, no hace falta ningún refuerzo, porque todas las posiciones están más que cubiertas”

 

¿Qué cantidad de jugadores va a quedar del A actual?

Diez, que van a ser la base del equipo. El resto sube del B, y uno, del Juvenil A, un central, que tendrá ficha del B, pero formará parte de la plantilla del A.

 

¿Y al B quiénes van?

La idea es lo mismo. Se van a fichar dos o tres jugadores de fuera, que ya han estado entrenando con el equipo y son muy válidos. Y el resto serán juveniles que suban. Pero la base ya ha jugado en Primera. Junto con los del A que tienen ficha B, vamos a trabajar como un único equipo.

 

¿Este año, el Aficionado B que has dirigido, ha estado un poco por debajo de las expectativas, aunque la clasificación ha sido buena?

Sí, bueno. También es verdad que cuando me ofrecieron el equipo el año pasado, la duda era si había jugadores para mantenerlo en Primera. Desde el principio dije que había calidad para mantenerlo y que había jugadores para pelear por el ascenso. Y, realmente, al final estuvimos ahí durante mucho tiempo de la temporada, pues una quinta posición no está mal, aunque la segunda vuelta no haya sido como muchos esperábamos. Pero me quedo con lo positivo: el equipo ha batido el récord de puntos de un B en toda la historia, ha tenido la mejor posición, hemos sido el equipo máximo goleador de la categoría, pero hemos encajado un gran número de goles. Esta es la asignatura pendiente que hay que corregir la próxima temporada si queremos tener éxito.

“Si cerramos las puertas a seguir mejorando, estamos perdidos”

Jorge Vallejo asegura que tanto los jugadores como los entrenadores del Aficionado A van a seguir aprendiendo unos de otros. Y que hay que estar abiertos a hacerlo para seguir mejorando.

 

¿En el Aficionado A se puede seguir trabajando por conceptos?

Sí, es la manera de entrenar. Todo tiene que ir basado en eso, porque es la manera en la que se basa el modelo de juego. Por eso queremos trabajar con gente de la casa, porque así no perdemos tiempo en tener que explicar otra nueva manera de trabajar y de jugar. Es, simplemente, una línea de trabajo continuista que se ha desarrollado en toda la base.

 

¿Qué conceptos se les puede enseñar a estas alturas?

Más que enseñar, lo que se hace en los equipos aficionados es perfeccionar. Al final, todo el mundo tiene su modelo de juego. ¿Pregúntale a Guardiola si ha enseñado a entrenar a los del Bayern de otra manera distinta? Siempre se puede aprender y modificar cosas. Estos chicos son superreceptivos y todavía nos queda a todos mucho que aprender. A mí el primero. Si cerramos las puertas a seguir mejorando cosas, estamos perdidos.

 

¿Qué te gusta más trabajar con niños pequeños, adolescentes o adultos?

Son cosas distintas. Con los adultos me encanta por la competitividad que desprenden, porque es donde más rendimiento les puedes sacar y donde más trabajas el equipo a fondo. Pero dirigir a niños es lo que más te hace disfrutar y lo que más sonrisas te saca al cabo del día. Es con lo que más disfruta realmente un entrenador de base. Yo me considero ambas cosas. Me costaría mucho decidir si solo tuviera que llevar un equipo. Llevo varios años queriendo llevar dos, pero la Escuela absorbe muchísimas horas y era complicado. Con la nueva estructura que vamos a tener, el reparto de funciones y responsabilidades me va a permitir estar en los dos equipos sin ningún problema.

 

¿No es incompatible dirigir la ED Moratalaz con llevar dos equipos?

No, pues el año que viene habrá personas encargadas de las diferentes actividades, con lo cual, todas las funciones estarán distribuidas. Para eso llevo toda esta temporada trabajando codo a codo con todos los encargados, explicándoles cómo se hacen las cosas, para que yo no tenga que estar presente en todas las reuniones. Con lo cual, voy a tener más tiempo para dedicarme al trabajo de campo.

 

¿Qué te gusta más, ser entrenador o director de la ED Moratalaz?

Por supuesto, ser entrenador. Es con lo que más disfruto. Me tomo ser director de la Escuela como mi trabajo, y ser entrenador, como el rato de disfrute del día. Es lo que más me llena.

Alejandro Posilio (ED Moratalaz)

Ajax Spinner