Usamos cookies para ofrecerte un mejor servicio, en ningún caso usamos tus datos para nuestro beneficio personal o para venderselo a terceros. Si continúas navegando aceptas nuestro uso de las Cookies. Más información

DIARIO DEPORTIVO REGIONAL DE LA COMUNIDAD DE MADRID

Preferente > Grupo 1 > E.D. Moratalaz

Entrevista a Paco Gallardo, dejará de entrenar a la E.D. Moratalaz (Temporada 2014/15)

Autor:
07-06-2015
Paco Gallardo, deja de entrenar a la E.D. Moratalaz
 
“Tras tres años sin conseguir objetivos mayores, creo que es el momento de dejarlo”

 

Texto y fotos de Alejandro Posilio

Este profesor de la asignatura de Fútbol en la Universidad Europea de Madrid ha optado por dar por finalizada su etapa en el banquillo del primer equipo de la Escuela Deportiva Moratalaz tras analizar estos tres años. Crítico con su labor, porque cree que podía haber logrado algo más, y con la de la Escuela, porque debería apostar más por los equipos aficionados, asegura que su estancia en ella ha sido maravillosa. Madrileño de 44 años, ejerce de profesor de Educación Física en un instituto, y lo hizo de enfermero tras aprobar la diplomatura de esta especialidad. Como entrenador, fue preparador físico de los equipos cadetes y juveniles del Real Madrid, para terminar su recorrido en el club blanco como segundo del Castilla. Vive con su pareja y no tiene hijos.

 

¿Por qué dejas de entrenar al Aficionado A de la E.D. Moratalaz después de tres temporadas?

Después de un tiempo en la ED Moratalaz y vista la manera de trabajar, y tras tres años sin conseguir objetivos mayores, creo que es el momento de dejarlo. Sencillamente, es un objetivo de rendimiento personal.

 

¿Qué piensas hacer a partir de ahora?

Tengo alguna oferta, pero cuando tomé la decisión, fue algo sincero. No tomé la decisión para marcharme a otro equipo. Tenía claro una cosa y es que creía que no debía continuar aquí. Mi ciclo aquí se ha acabado.

 

¿Te ves entrenando la temporada que viene o será un año sabático?

Depende de cómo esté el mercado. Si me ofrecieran un buen equipo, lo llevaría.

 

¿La razón fundamental de tu adiós es que no has conseguido los objetivos que te propusiste?

Sí. Realmente, también el club debe cambiar de mentalidad si quiere crecer. Hay dos maneras de afrontar esta situación. O el club juega con todos los jugadores de la cantera y no ficha a nadie y llega a donde llegue, o decide apostar por otro modelo un poco más de rendimiento y decide jugar en mejores divisiones. Casi el equipo más importante en la Escuela en estos momentos es el Juvenil, pues al estar en División de Honor, muchos chavales quieren venir a jugar aquí y luego puedan llegar a los equipos aficionados.  Esto está hablado con los directivos y con la dirección deportiva, y creen que no es conveniente ir a buscar gente fuera. Lo entiendo, pero…

 

¿No compartes esa filosofía?

Comparto su filosofía para su club. Pero como entrenador, prefiero optar por una filosofía más de rendimiento.

 

¿Cómo definirías estos tres años en la ED Moratalaz?

Han sido buenos. La primera temporada fue un poco incógnita, pues no sabía qué me iba a encontrar. El equipo acababa de ascender de Primera Regional y había que estabilizarlo en la nueva categoría. Este era el principal objetivo. Cada año hemos ido jugando mejor, realizando un juego más vistoso, según mucha gente me lo ha comentado. Y el momento en el que tomo la decisión de irme es cuando mejor estoy, con el mejor grupo y con mejores jugadores. Pero la decisión estaba tomada. Me ha pasado otras veces, no debo intentar profundizar en una idea de la que no estás convencido.

 

¿Satisfecho con tu trabajo durante estos tres años?

No del todo. Probablemente, estos jugadores podrían estar en mejor posición, en mejor nivel, pero yo no lo he conseguido. Espero que quien me suceda, lo logre.

 

¿El Aficionado A es un equipo conformista?

No, no lo es. Es joven y, como tal, le falta tablas y liderazgo para llegar a los partidos importantes y dar un salto de calidad.

 

¿Cuál ha sido tu mejor momento en la ED Moratalaz en estos tres años?

Quizá este tercer año. Muchos días me he sentido orgulloso como entrenador. Especialmente, el día que falleció el padre de Miguel, mi segundo, y el equipo dio todo por ganar. Hicimos un gran partido. Ha habido otros días que hemos jugado muy bien y otros que, jugando también muy bien, hemos perdido, pero el equipo me dejó orgulloso y así se lo trasladé a los chicos.

La E.D. Moratalaz con Paco Gallardo

 

¿Y la mayor decepción?

Los entrenadores en algunos momentos nos vamos con una mala sensación de algún partido o del juego. Pero la verdad es que en algunos partidos con equipos de bajo nivel no hemos estado a la altura. Hemos perdido los dos partidos con el último clasificado, el San Roque, y hemos jugado mal y sin actitud. Y eso siempre me enfada.

 

¿Estás decepcionado por no haber podido subir a Tercera División o no entraba dentro de tus planes?

Nunca desde la Escuela se ha propuesto ese objetivo como algo formal. Sí que es verdad que existe la idea de que el grupo puede aspirar a Tercera. Pero desde mi punto de vista, y así lo he trasladado siempre, hay que tener otros cimientos para tener otros jugadores y otros medios. Y ahora mismo la Escuela no los tiene. Los puede tener, pero ya es una decisión de sus responsables.

 

¿Pero hay potencial para tener un equipo en Tercera?

Creo que falta una o dos temporadas.  Hay que seguir manteniendo la base del equipo, pero hay que incorporar a unos jugadores que traigan esa mentalidad competitiva que nos falta a veces.

 

¿Te arrepientes de algo que haya hecho en este tiempo?

Seguramente habré hecho muchas cosas mal, pero yo no tengo conciencia de que hubiera actuado así. Si fuera consciente, habría pedido disculpas. Puede haber habido algún mal entendido con alguien, pero nunca de manera voluntaria.

 

¿Hay algo que no hayas hecho que te hubiera gustado hacer?

El problemas es que cuando llegas aquí y no conoces el contexto, no sabes si las decisiones que vas a tomar son buenas o no. Puede que alguna la hubiera cambiado, pero serían detalles. Lo importante, no. He sido tratado bien por todo el mundo, de manera cariñosa, afectiva y no vivo esto como algo doloroso.

 

¿Qué recuerdo vas a tener de la ED Moratalaz cuando pasen los años?

Tengo una mentalidad positiva en esto y me voy a llevar el recuerdo de un equipo que jugó muy bien y que defendió el modelo de juego de la Escuela. Ha sido algo que otros entrenadores de otros clubes de la categoría han destacado y por lo que me han felicitado. Pero me queda como entrenador que podíamos haber ido un poco más allá.

 

¿El Aficionado A ha sido un buen reflejo del fútbol que se busca en la ED Moratalaz?

Creo que, en alguna medida, sí.  Quizá no todo lo purista que a veces debiera, porque a veces te encuentras con partidos y condiciones del rival que no lo permiten. Pero en gran parte, sí. En este tercer año, sobre todo. En las temporadas anteriores ha habido que jugar alguna vez con otra urgencia, porque siempre he defendido que después de lo que cuesta ascender a esta categoría, es un gran fracaso descender. Sobre todo por la progresión. Cuanto mejor categoría, más jugadores buenos quieren venir, cuanto peor categoría, más dificultades.

 

¿Dar prioridad a los jugadores de la Escuela cercena las posibilidades de crecimiento?

No lo sé. Aquí hay un problema. La pregunta es ¿dónde deberían incorporarse los jugadores? Creo que no en los equipos aficionados, sino en un período más sensible, como cadetes o juveniles. Si el juvenil hubiera ascendido a División de Honor, que ha estado a punto, creo que hubieran cambiado un poco las cosas. Pero esto es una opinión que nunca se podrá demostrar.

Paco Gallardo entrenando

 

¿Se sacraliza en esta Escuela el juego combinativo?

En algunas ocasiones, sí. Pero también creo que debe tener su importancia hasta determinado momento. Es el mejor camino para formar chavales. Pero llegados a las categorías más competitivas, hay que tener otro registro. Hay que tener plan B.

 

¿El Aficionado A ha jugado como tu querías?

Sí. Siempre quieres que jueguen mejor, pero hay que ser consciente de que jugar combinativamente al fútbol es muy difícil. Y no hay tantos equipos que lo puedan desarrollar, por eso, porque es difícil.

 

¿Algo que reprocharle a la Escuela?

Nada. Desde que llegué, Jorge, que es la persona de contacto, y todo el mundo me ha tratado muy bien. En particular, Dardo, el coordinador de Rendimiento, que siempre me ha ayudado mucho y he tenido muy buena relación con él. La verdad es que todos me han ayudado, no he tenido problemas, salvo la propia autoexigencia, que ha hecho que a veces haya habido alguna situación más controvertida por haber querido mejorar el equipo.

 

¿Qué es lo que más te gusta de esta Escuela?

Como Escuela, tiene clara una idea y un modelo de juego que casi ningún otro club la tiene, aunque es arriesgado, pero estético. Además, está muy bien organizada y estructurada. Quedan detalles, como en todos, pero ha dado un gran salto respecto a los clubes de nuestro nivel.

 

¿En la última temporada que le ha faltado al equipo para estar más arriba?

En los momentos importantes ha faltado un poco de suerte y un poco de valentía futbolística. Llamo a eso a saber afrontar los partidos con más determinación. En Galapagar vamos ganando, luego perdiendo, remontamos y nos faltó culminarlo. Nos falta la sexta marcha. Es algo que les he dicho varias veces a los jugadores. En los coches antiguos no había sexta marcha, y no tienen esas prestaciones. Es lo que nos falta.

 

¿Vas a echar algo de menos de esta Escuela?

Muchas cosas. Sobre todo a jugadores que han sido un ejemplo para este club, como Dani o Sereno, que el año pasado se retiraron. La verdad es que lo que más voy a echar de menos es la convivencia con los jugadores, con la gran mayoría, porque son excelentes jugadores y personas.

 

¿Puedes volver algún día?

Eso nunca se sabe en esto de entrenar. ¿Por qué no? Considero que no he tenido un comportamiento como para que los dirigentes no me permitan que vuelva, ni ellos lo han tenido como para yo decir que no quiero volver. En gran parte, diría que un 98% de las vivencias que he tenido aquí son positivas.

 

Paco Gallardo deja de dirigir al Aficionado A de la ED Moratalaz

“Me voy contento con lo que he aprendido aquí”

Gallardo afirma que va a echar de menos a muchos de sus jugadores, con los que ha vivido experiencias personales a las que les da mucha importancia. No quiere destacar a ninguno de sus pupilos y se siente satisfecho con su labor en la ED Moratalaz.

 

¿Te atreves a darme el nombre del mejor jugador que has dirigido?

No soy mucho de destacar un jugador. Podría nombrarte casi todos de la actual plantilla por alguna característica especial. No quiero destacar a uno en particular, y menos ahora que me voy a marchar. Hay jugadores más importantes y más determinantes para el equipo en cuanto a rendimiento. En determinados momentos, hay jugadores más humanos por su personalidad y hay determinados momentos que hay jugadores que saben estar a la altura del equipo. Para refrendar esto, te voy a contar un pequeño detalle. Durante los dos últimos años, los dos porteros han pedido que jueguen su compañero porque era un partido importante para él. No es que quiera destacar a estos jugadores, pero esto no se suele valorar tanto, y creo que importantísimo. Chuky dejó jugar a Fran porque jugaba en su pueblo y  Fran dejó jugar a Chuky, aun estando lesionado, para que jugara contra su primo, que iba a despedirse del fútbol. Eso son valores que parecen que se van perdiendo, pero que creo que son muy importantes.

 

¿Qué has aprendido en este tiempo?

He mejorado mucho como entrenador. Durante todo este tiempo me he enfrentado a un reto. Venía de un club, el Betis San Isidro, de salvar esta categoría, y he aprendido a gestionar un poco mejor las herramientas. Creo que cada año he ido gestionando un poco mejor el grupo en la faceta humana. Ahora considero que tengo mayor seguridad en mí mismo para afrontar el grupo. Me voy contento con ese aprendizaje.

 

¿Qué ha cambiado en la Escuela durante los tres años que has estado?

Hay que determinar si la Escuela tiene un perfil más de especialización deportiva de rendimiento o lúdica y social. Y eso lo tiene que decidir quienes la dirigen. Pero en estos tres años no he visto cambios significativos. Igual que yo planteo el cambio de ciclo, creo que los que la dirigen ya tienen previsto cambiar algunas estructuras que están funcionando actualmente, como coordinares o implicar más a los entrenadores. Creo que esto va ser un gran empuje. Tras un ascenso grande hace tres años, ahora estamos en una meseta, y hay que cambiar varias cosas para que el ascenso deportivo, de aprendizaje y de organización sea real de nuevo.

¿Te ves ahora mejor entrenador que cuando llegaste?

Eso lo tiene que decir los demás. Yo me siento mejor cada día con lo que hago cuando me voy a la cama.

Ajax Spinner