Usamos cookies para ofrecerte un mejor servicio, en ningún caso usamos tus datos para nuestro beneficio personal o para venderselo a terceros. Si continúas navegando aceptas nuestro uso de las Cookies. Más información

DIARIO DEPORTIVO REGIONAL DE LA COMUNIDAD DE MADRID

Preferente > Grupo 1 > E.D. Moratalaz

Entrevista a Pablo Álvarez, lateral izquierdo fichado esta temporada por la E.D. Moratalaz

Autor:
13-09-2015
Pablo Álvarez /// fotos: Alejandro Posilio (ED Moratalaz)
 
" Hay equipos en Tercera cuyo fútbol base es de mucho menor nivel que el de la ED Moratalaz "

Texto y fotos de Alejandro Posilio

Con 21 primaveras en su mochila, este madrileño y madridista regresa a la escuela de fútbol que le vio nacer, después de haber pasado durante siete temporadas por un buen número de clubes de renombre. Estudiante de cuarto del doble grado INEF y Fisioterapia, es una de las nuevas caras del primer equipo de la Escuela, en el que se ha reencontrado con antiguos amigos y compañeros. Es un apasionado del fútbol de combinación, tanto como jugador como entrenador, pues ya comparte su pasión en los terrenos de juego con la labor en los banquillos. De hecho, en este tiempo que ha estado fuera, ha obtenido el título de entrenador nacional, y aunque ahora dirige a un equipo infantil en el Rivas, espera más adelante poder formar parte de la nómina de técnicos de la ED Moratalaz. Además del fútbol, disfruta enormemente estando con su novia, amigos y familiares: “Valoro mucho querer a la gente que me rodea y sentirme querido por ellos”. También se siente atraído por lo desconocido, otras culturas, viajar y tener experiencias nuevas. ¡Ah¡, y por el póker.

 

¿Por qué has fichado por la ED Moratalaz?

Porque es un sitio diferente en el que estar. Es un buen lugar para jugar al fútbol y divertirme, que es lo que quiero.  Además, tengo muchos amigos aquí que me han animado a venir y a estar con ellos. Es un sitio que ya conocía porque estuve en etapas anteriores. Tenía ganas de volver.

 

¿Cómo se produjo el fichaje?

Hablé con Jorge de la posibilidad de venir, y él me contestó que estaría encantado si fichaba por la ED Moratalaz. Y fiché. Llevo entrenando con el equipo desde el 10 de agosto.

 

Ya perteneciste a la  E.D. Moratalaz. ¿Cómo fue aquello?

Empecé a jugar con cinco años, cuando me apuntó mi madre a la Unión de Moratalaz, donde participé durante toda mi etapa benjamín y alevín. Luego se produjo la fusión que creó la ED Moratalaz, y jugué un par de años como infantil. En cadete me fui al San Fernando, y luego he pasado por Coslada, Leganés, en juveniles; y luego ya en aficionados jugué en Rivas un año, y el pasado, en el San Roque.

 

¿Por qué te fuiste?

Jugar en el San Fernando suponía la oportunidad de participar en una categoría superior. También quería salir un poco de la zona de confort y probar sitios nuevos. Pero he pasado por varios clubes y tenía ganas de regresar a la Escuela.

 

¿Qué diferencias ves entre esos clubes y la Escuela?

El trato personal, sobre todo. En otros clubes, primero te ven como un objeto, como una pieza de su engranaje. Pero yo rindo mejor si me muestran un trato cercano, amable, cariñoso, con amigos. Aquí te tratan con más naturalidad que en otros clubes, donde solo les importa tu rendimiento deportivo.

 

¿Qué es lo mejor de la ED Moratalaz?

Además del trato, la filosofía de juego. Creo que es una seña de identidad muy importante. Tiene un mérito brutal que desde las categorías inferiores hasta el primer equipo se siga un mismo modelo de juego.

 

¿Qué es lo peor?

No poder entrenar a campo entero todos los días.

 

¿Cuáles son tus objetivos particulares?

Hacerme un hueco en el once titular, ser un jugador importante para el equipo,  dar el mayor rendimiento que pueda y ayudar a mis compañeros en todo lo posible.

 

¿Cuáles son los objetivos colectivos?

Conseguir el ascenso a Tercera División que tanto ansiamos en esta Escuela. Este es un equipo muy joven, pero con mucha ambición y muchísima ilusión. Tenemos ganas de hacer algo grande. Poco a poco lo conseguiremos. Si al final de temporada logramos estar en la pomada, esperemos que todo el esfuerzo y trabajo se vea compensado.

 

¿Si no se logra, sería una frustración?

Para nada. Vamos a intentarlo con todas nuestras fuerzas, partido a partido. Estamos trabajando muy bien para conseguir el objetivo. Pero si no se logra, no pasa nada.

El estilo combinativo está muy asentado en la Escuela y todo el que viene, sabe cuál es el camino a seguir; todos creemos firmemente en él

 

¿Tiene la ED Moratalaz potencial para llegar y mantenerse en Tercera División?

Creo que sí. Es una escuela con 700 niños, una de las más grandes de Madrid. Hay equipos en Tercera cuyo fútbol base es de mucho menor nivel que el de la ED Moratalaz. Hay mucho talento y muy buenos jugadores para poder conseguirlo.

 

¿Qué te parece que la mayoría de los jugadores de los aficionados A y B procedan de la Escuela?

Es un mérito brutal, y viene precedido por la idea tan fuertemente implantada desde las categorías iniciales de practicar un estilo de juego muy definido. Esto casi hace sencillo dar el salto a los equipos superiores, porque es el mismo modelo, los mismos conceptos a trabajar y porque hay un claro sentido de pertenencia. El jugador de la Escuela la siente porque está muy a gusto en ella.

 

¿Pero esta filosofía no limita el crecimiento?

Para mí, no. He estado en buenas canteras, donde había jugadores talentosos. Pero la EDM también tiene jugadores de mucho nivel. Creo que no tiene que envidiar nada a ningún equipo de la categoría. Te puede limitar a la hora de hacer fichajes, pero el jugador está tan a gusto aquí, que puede rendir más y tener los conceptos muy asimilados.  A lo mejor, un jugador muy bueno ficha por la Escuela y luego no encaja en el modelo de juego.

 

¿Podrá algún día la ED Moratalaz competir de tú a tú con los grandes clubes de la Comunidad?

Todo es cuestión de tiempo. Es una escuela que está en pleno crecimiento, que está haciendo las cosas muy bien, pues hace diez años nadie podía pensar que sus equipos iban a estar en las categorías que están hoy en día. Esto es trabajar y sembrar, y si lo haces, al final recoges, que es lo que está pasando ahora. Ya veremos lo que pasa, pero si seguimos sembrando buen clima y trabajando como hasta ahora, quién sabe dónde puede llegar esta Escuela.

 

¿De qué juegas?

De lateral izquierdo.

 

¿Siempre has jugado en ese puesto?

Sí, aunque el año pasado jugué dos o tres partidos de central, cuando el entrenador lo necesitó por cómo iba el partido. También he jugado alguna vez en mi carrera deportiva de extremo e interior.

 

¿Qué puesto te gusta más?

Donde me siento más a gusto es en el lateral, pero me gusta subir al ataque y  combinar.

 

¿Cuáles son tus características como jugador?

Me considero un lateral bastante técnico para los jugadores que suelen desempeñar esa posición. No soy un lateral defensivo, soy más ofensivo, como el madridista Marcelo, al que le gusta combinar, llegar al área rival y tener libertad.

Si seguimos sembrando buen clima y trabajando como hasta ahora, quién sabe dónde puede llegar esta Escuela

 

¿Sigues soñando con vivir del fútbol?

Sí. El fútbol me ilusiona y me apasiona. Igual que la Escuela está sembrando y trabajando, yo, a nivel personal, también intento trabajar día a día, superarme, ser mejor. Y ya veremos dónde estaré el día de mañana.

 

¿Te sentirías realizado jugando, por ejemplo, en Segunda B?

Eso queda muy lejos.  Lo firmaría ahora mismo. Pero no me pongo límites de dónde voy a llegar. Tampoco me preocupa. He venido aquí a estar unos años rodeado de mis amigos, donde venir a entrenar es un gustazo, y a disfrutar del fútbol. No sé dónde voy a estar mañana ni me preocupa. No lo pienso. La clave es disfrutar el camino.

 

¿Para ti, el fútbol es un simple pasatiempo o es algo más?

Como dice el lema de la Escuela, para mí el fútbol es más que un juego. Es un juego que me ilusiona y me apasiona. Lo primero es mi familia y mi novia; los segundo, mis estudios, y lo tercero, el fútbol.

 

¿Han variado mucho los entrenamientos desde que comenzaste?

Sí, ha evolucionado mucho. Echas la vista atrás y el entrenamiento era distinto. Hoy hay nuevas metodologías, los entrenadores se van formando más y mejor, y hay gente muy preparada. Integrar la propia preparación física en los entrenamientos era impensable. Pero poco a poco va evolucionando, surgiendo nuevas formas de entrenar, y esto hace que el jugador también crezca.

 

¿Jugador de fútbol que más te gusta?

Por características, Marcelo. Me siento identificado con este tipo de laterales ofensivos, como Jordi Alba, que con otros laterales de corte más defensivo, como Arbeloa o Coentrao. También me gustan Guti, por su zurda, y Benzema, por su talento.

 

¿Has tenido alguna lesión grave?

No.

 

Si mañana viniera un club grande a ficharte, ¿qué harías?

Lo veo realmente difícil. No cierro puertas, pero está complicado. Lo valoraría, aunque estoy muy cómodo en la Escuela. Aquí juego al fútbol como me gusta, me divierto y me lo paso bien con mis amigos. Disfruto de él, que ha habido años en los que no lo he hecho y no le sacaba el jugo que quería. Tenía que ser un club muy poderoso para dejar ahora la Escuela. Estoy rodeado de gente que me tiene mucho cariño y estoy donde quiero estar.

 

¿El fútbol es justo?

Lo que te quita, te lo acaba dando. Si persigues un objetivo y luchas por él, termina siendo justo. Un ejemplo: si tienes el 80% de la posesión y tiras doce veces al marco rival y pierdes el partido porque el contrario ha metido un gol en la única oportunidad de la que ha dispuesto, si sigues todos los partidos así, al final ganarás la mayoría.

 

¿Hasta cuándo en los campos de fútbol?

Hasta que mi cuerpo me lo permita y hasta que me siga apasionando y haciendo feliz. Aquí tampoco me pongo límite.

“Me gusta sentirme protagonista, llevar la iniciativa del juego, tener el control del partido”

Se siente identificado con el estilo combinativo que se practica en la EDM, y lo defiende tras haber estado a las órdenes de entrenadores que rechazaban esta forma de entender el fútbol.

 

¿Te beneficia o perjudica el estilo combinativo que se practica en la ED Moratalaz?

Me beneficia enormemente. He estado en otros equipos en los que he tenido que aceptar el modelo de juego del entrenador, pero en los que yo no me sentía cómodo ni a gusto, pues me pedían que jugara del modo directo. Lo tienes que asumir, porque el entrenador es el que manda, pero no te sientes identificado. Aquí es todo lo contrario.

 

¿Por qué te gusta más este estilo?

Porque mi idea es la misma que la de esta Escuela: me gusta sentirme protagonista, llevar la iniciativa del juego, tener el control del partido. Creo que es la mejor manera de lograr el éxito.

 

¿Está un poco sobrevalorado este estilo?

No, más bien, todo lo contrario. Opino que está infravalorado. Se dice que con este estilo no se puede ser competitivo, pero es una mentira enorme. España y el Barcelona han conseguido sus mayores éxitos con el estilo combinativo, con un juego de posición. No sé por qué la gente critica tanto este estilo, cuando es el que nos ha dado tantos éxitos.

 

¿La selección y el Barcelona han ganado por practicar ese estilo o por la calidad de los jugadores que tienen?

Los jugadores te llevan a ese estilo. Es lo mismo que en la Escuela, hay jugadores que tienen gran talento porque han asimilado muy bien los conceptos y pueden desempeñar muy bien este estilo de juego.  ¿Otros jugadores podrían haber desempeñado este estilo también? Eso nunca se sabrá, pero este estilo está muy asentado en la Escuela y todo el que viene aquí sabe cuál es el camino a seguir. Además, todos creemos firmemente en ello, que es lo más importante, creer en lo que se hace.

 

¿Es más difícil de aprender este estilo?

Sin duda. Son muchos movimientos, muchos conceptos… Se busca ser protagonista, llevar la iniciativa, tener superioridades, y eso tiene mucho trabajo. Que todos los jugadores se sientan partícipes y tengan el balón lo máximo posibles es más complicado que la coja el portero e intente buscar al punta directamente.

“Ser entrenador me está ayudando a leer mejor el juego como jugador”

Se ha sacado el título de entrenador nacional para intentar algún día vivir de su trabajo en los banquillos, aunque lo ve todavía más difícil que hacerlo como jugador.

 

Tienes el título de entrenador de nivel Nacional. ¿Por qué?

Porque también es una pasión. Me gusta mucho entrenar. Lo descubrí a los 15 años. Es un mundo que me ha llamado mucho la atención. La gente no sabe todo lo que hay detrás de que once tíos salgan a pegarle patadas a un balón, como suelen decir los que no les gusta. El trabajo que hay en el mundo de los entrenadores es bestial. Y cada día más. Estoy entrenando a un equipo alevín en Rivas y el año pasado lo hice en otro del San Roque.

 

¿Tienes pensado entrenar en la ED Moratalaz?

Me ofreció Jorge a llevar un infantil, pero ya me había comprometido con el Rivas y me fue imposible. En un futuro, me gustaría mucho porque mis ideas coinciden plenamente con lo que esta Escuela transmite.

 

¿Prefieres jugar o entrenar?

No sabría qué contestar. Entrenar me gusta mucho más de lo que pensaba. He descubierto un mundo que me apasiona enormemente. Me he sacado los títulos de entrenador y me da hasta pena dejarlo. Quiero seguir aprendiendo. Mis amigos me dicen que soy muy friqui, porque busco mucho en internet, veo muchos vídeos y quiero seguir formándome. Además, esto me está ayudando a leer mejor el juego como jugador, a conocer otros conceptos y a comunicarme mejor con mis compañeros. He notado un crecimiento importante con lo que he aprendido en los cursos de entrenador y por mi cuenta.

 

¿Eres mejor jugador ahora tras sacarte los títulos de entrenador?

Sí, me ha beneficiado para ser un jugador más inteligente, que lee mejor las situaciones de cada partido.

 

¿Qué entrenador es tu referente?

Tengo muchos. Empezando por Guardiola, no solo por lo que ganó, sino por cómo lo hizo. Fue el punto en el que decidí ser entrenador. Y eso que soy del Madrid. Estaba deseando que llegar el domingo para ver jugar al Barça. Pero también sigo a otra serie de entrenadores que quieren ser protagonistas, llevar la iniciativa y proponen un juego atractivo, como es el de posición, como Paco Jémez, Marcelo Bielsa, Juama Lillo, aunque ahora esté sin equipo, y Óscar Cano, que es un entrenador poco conocido, de Segunda B o Tercera División, que también se guía por este estilo. También nombraría a Menotti, Cappa y Cruyff.

 

¿Eres un fanático de este estilo?

Sí, aunque también depende de las características de los jugadores que tengas. Pero si se dan los contextos apropiados, mi idea es dar un buen trato al balón siempre.

 

¿Ves más factible llegar a vivir del fútbol como entrenador?

No es más factible, pues es más complicado que triunfar en el fútbol como jugador. Yo tengo el nivel tres y compito con gente como Morientes, Guti… Ya sabemos cómo es esto del mundo del fútbol, donde un ex jugador tiene más posibilidades de ser entrenador. Es lo que hay. Pero en esto tampoco me pongo límites. Me gusta entrenar, me esfuerzo por aprender y le pongo la máxima ilusión y las máximas ganas. Y Dios dirá dónde voy a estar mañana.

 

Ajax Spinner