Usamos cookies para ofrecerte un mejor servicio, en ningún caso usamos tus datos para nuestro beneficio personal o para venderselo a terceros. Si continúas navegando aceptas nuestro uso de las Cookies. Más información

DIARIO DEPORTIVO REGIONAL DE LA COMUNIDAD DE MADRID

2ª Aficionados > Grupo 4 > E.D. Moratalaz "B"

Entrevista a Daniel Ibeas, entrenador de la E.D. Moratalaz "B"

Autor:
28-12-2013
"Daniel Ibeas"
“Tengo jugadores que si se lo toman en serio y siguen trabajando duro tienen calidad y cabeza para vivir del fútbol”
En su segunda temporada en el segundo equipo de la Escuela, cree que hay muchas posibilidades de conseguir el ascenso, y destaca que se nota que la mayoría de los integrantes de su plantilla vienen de los equipos base de la E.D. Moratalaz; defiende el estilo combinativo que practica, pero opina que también hay que saber jugar de otra manera.
 
Se trata de Daniel Ibeas, entrenador del Aficionado "B" de la E.D. Moratalaz
 
 
Entrevista // Alejandro Posilio
 
Este madrileño de 33 años es de los que se considera entrenador de fútbol por encima de todo. Aunque es administrador de sistemas informáticos y  está estudiando Magisterio a distancia en la Universidad Rey Juan Carlos, afirma que su profesión es la de técnico de este deporte al que ama y al que considera su único hobby. Pero como de momento no puede vivir de practicar esta actividad, trabaja de jardinero para lograr su sustento. Intermitente en su estancia en la ED Moratalaz, asegura que desde fuera ha visto cómo la Escuela ha mejorando a pasos agigantados, y resalta que nuestra estructura está un paso por delante de la de grandes clubes como Getafe. Vive con su pareja y aspira algún día a entrenar en el extranjero, particularmente en un país de habla inglesa, para aprender el idioma.
 
¿Cómo empezaste en el mundo del fútbol?
 
Me viene de familia un poquito, porque mi abuelo y mi tío siempre han estado ligados a este deporte. Es más, el hermano de mi abuelo fue fundador del  Club Deportivo San Fernando. Y aunque a mi madre y a mi padre no les ha gustado nunca el fútbol, cuando iba a casa de mi abuelo le veía escuchar la radio con los equipos de Tercera División, donde jugaba mi tío. Y al final me llamó la atención. Pero creo que se lleva en la sangre.
 
 
¿Y dónde comenzaste a jugar?
 
Como a mis padres no les gustaba el fútbol, no me llevaban ni a verlo ni a jugarlo. Por eso empecé tarde, en alevín o infantil, en equipos de la ligas municipales de San Fernando. Luego subí a juvenil, pero nunca en equipos federados.  Estuve jugando hasta los 22 o 23 años. Pero cuando jugaba, yo ya era el que analizaba al equipo rival. Siempre he sido más entrenador que jugador.
 
 
¿Dónde te iniciaste como entrenador?
 
Con 22 años, en un equipo de fútbol sala de San Fernando, y luego ya en el Club Deportivo San Fernando. Empecé con benjamines y fui pasando por alevines,  infantiles…
 
 
¿Cómo llegaste a la Escuela Deportiva Moratalaz?
 
Creo que al final de la temporada 2005/2006 quise reclutar jugadores para el infantil A del San Fernando, y quedé con Jorge Vallejo, que entrenaba en el San Cristóbal, para intentar quitarle algún jugador. Al año siguiente, él entró en la Escuela y me propuso que le echara una mano en el Infantil A, y acepté.
 
 
¿Cuál ha sido tu trayectoria en la ED Moratalaz?
 
Empecé en el infantil A y al año siguiente no entrené, porque tenía que acabar el nivel 2 de entrenador. Un año después volví al Moratalaz para entrenar  otra vez al Infantil A, pero como primer entrenador. A la otra temporada fui a entrenar a Getafe, y me saque el título de entrenador nacional. Allí estuve temporada y media, y volví a la ED Moratalaz, al infantil A. Después,  Juvenil B, paré de entrenar, Aficionado B y esta temporada, de nuevo Aficionado B.
 
 
¿Defíneme tu experiencia en la Escuela?
 
La conozco bien, porque desde que entré la primera vez, que no había las cosas que hay ahora, he visto como ha progresado, en disciplina y en detalles que hay gente que los da por hechos, pero que cuesta mucho instaurarlos. Creo que soy una de las personas de la Escuela que más valora la progresión que ha vivido, porque la he visto cómo ha ido creciendo desde abajo. Y, además, como he salido fuera, he conocido otros sitios, y al volver he notado  cómo ha seguido progresando. Quizá el que ha estado siempre dentro no lo ha notado tanto.
 
 
¿A qué detalles te referías  que han mejorado tanto?
 
Por ejemplo, el de la indumentaria. El hecho de que todos los equipos lleven la misma ropa al entrenar  da una clara imagen de cómo es la Escuela. Eso no se hace en muchos clubes. Y otras cosas del sistema de entrenamientos que mucha gente no entendía.  La unión de todos los detalles genera una disciplina, un orden y una estructura que es una maravilla.
 
 
¿Qué diferencias ves entre la ED Moratalaz y los otros clubes en los que has estado?
 
San Fernando es un club en el que todo el dinero que entra está dirigido al equipo de Tercera División, lo que provoca que se gestione muy mal la cantera. Aquí se gestiona primero la base y, en función de la inversión, se generan dos equipos aficionados. Y en Getafe, la filosofía es que todos los niños de la localidad tienen que jugar, por eso tienen muchos equipos y solo hacen un par de ellos competitivos. De cadete para arriba ya es como en un club. Pero la organización es mucho mejor la de la Escuela. Se asemeja más Getafe a la ED Moratalaz que San Fernando, pero creo que estamos un pasito por delante de ellos.
 
Ibeas comparte sus opiniones con el resto del Cuerpo Técnico
 
 
¿Qué es lo que más te gusta de la Escuela?
 
El trabajo que se hace con los más pequeños. Hay gente que no se da cuenta, pero al Aficionado B llegan jugadores que tienen asumidos una serie de conceptos que no hace falta explicarles nada. Lo tienen tan claro que puedes utilizarlos como quieras. Y luego, me encanta la disciplina y el respeto que tienen a los entrenadores y  a los compañeros. Esto es muy importante.
 
 
¿Y lo que menos?
 
Que no pueda ser gestionada por nosotros totalmente. Es una utopía, pero ojalá nos hubiera tocado el gordo de la lotería y hubiéramos podido comprar las instalaciones de la Dehesa y el campo de arriba, y ponerlo de césped artificial. Podríamos hacer tantas cosas… Es decir no tener dinero suficiente para crecer.
 
 
¿Cómo ven a la ED Moratalaz desde fuera?
 
La imagen es cada vez mejor. Cada vez nos reconocen más por nuestra forma de jugar, cuidando el estilo. Creo que tenemos muy buena imagen. Pero también la cuidamos mucho, hay bastante gente preocupada por esto.
 
 
¿Tras dos años en el Aficionado B, qué tal la experiencia?
 
Es una categoría que me gusta bastante. Aquí hay que gestionar muchas más cosas que en los equipos de base. Lo malo es que te encuentras rivales que más que a jugar al futbol, van a otras cosas. Pero me gusta este tipo de competición. Y he aprendido muchísimo, pero sobre todo de los palos que te llevas.
 
 
Vais segundos. ¿Por qué?
 
Los jugadores de este año han venido con mucha ilusión. Otros años, el grupo estaba un poco partido entre los que llevaban varias temporadas en el equipo y los que llegaban nuevos. Y esto cuesta más gestionarlo. Incluso el año pasado había jugadores a los que nos se les veía con mucha ilusión, porque con 20 o 22 años tienes que tener muchas ganas de jugar al fútbol  para formar parte de un equipo compitiendo. Este año la suerte que tenemos es que los que llegaron el año pasado están muy involucrados y la gente que ha subido esta campaña ha llegado muy ilusionada. Ya se conocen y eso facilita la gestión del grupo, que se llevan muy bien y están trabajando muy bien.
 
 
¿Qué aspiraciones tenéis?
 
Sin duda, el ascenso. Se puede hacer, aunque la temporada es muy larga.
 
 
¿Te presionan en la Escuela para lograr el ascenso?
 
La presión irá apareciendo, seguro. Pero creo que la vamos a saber llevar.
 
 
¿Cómo entrenador, cuando se aprende más, en una temporada como la actual en la que todo va rodado o en una como la pasada en que la que se sufrió mucho?
 
Siempre se aprende. El año pasado yo me consideraba uno de los responsables máximos de que la cosa no funcionara, porque era la primera vez que entrenaba en Segunda Regional, y pensaba que me habían pillado por todos los lados. Y este año algo más aprendes, pero todavía me siguen pillando.
 
 
¿Es mejor estar varios años con los mismos jugadores o cambiar todos los años de plantilla y de categoría?
 
Me gusta variar y creo que es bueno para los jugadores. Si estos se acostumbran al mismo entrenador, no es bueno. Hay técnicos muy diferentes. Unos enseñan unas cosas, y otros, otras. Y esto es bueno para los jugadores. Me gusta variar y conocer nuevos jugadores.
 
 
¿Tu aspiración es entrenar al Aficionado A?
 
Mi aspiración es entrenar en el extranjero, en un país de habla inglesa, para potenciar mi inglés. Pero como todos los entrenadores, aspiro a entrenar a grandes equipos, empezado por Tercera División y siguiendo…
 
 
¿Compartes la filosofía de la Escuela de primar el fútbol de combinación?
 
Estoy de acuerdo en casi todo.
 
 
¿En qué no estás de acuerdo?
 
No es que no esté de acuerdo. Aquí está todo enfocado al fútbol base. Lo que digo es que desde la base a aficionados está todo muy bien estructurado, porque desde pequeños hasta juveniles se enseñan progresivamente los distintos conceptos que defendemos. Pero si los aficionados quieren ser competitivos, hay que tener en cuenta otros aspectos, como el rival, la categoría, los campos en los que se juega… Y en función de eso, hay que tener jugadores que sepan manejar todos los conceptos y utilizarlos para doblegar al rival. Entonces, estoy de acuerdo en todo, pero  a veces hay que potenciar conceptos que no están tan ligados al juego combinativo, pero que también forman parte de la Escuela.
 
 
¿Se llega a sacralizar el toque?
 
A veces nos enfrentamos a equipos que están muy replegados, y entonces sí podemos tocar mucho. Pero a veces tocando y tocando no tienes la progresión ni la profundidad que necesitas. Entiendo que también en estas categorías, si  encuentras un rival un poco abierto, con la calidad que tiene nuestra gente podemos sacar buenos resultados, como está sucediendo. Pero hay veces en las que hay que alternar estilos.
 
 
 
¿Es un estilo más complicado de enseñar?
 
Con un objetivo como el ascenso, con chicos muy jóvenes y nuevos y queriendo respetar nuestra filosofía se hace más complicado. Lo fácil es dar el balón en largo y correr a lo bestia a por él. Pero tenemos nuestro estilo y hay que respetarlo.
 
 
¿El aficionado B está integrado por mucha gente de fuera de la Escuela?
 
No, solo tres o cuatro no se han formado aquí. Esto debería dar un plus, pero hay algunos jugadores de aquí que se adaptan mejor a esta categoría y otros que lo hacen peor. Este año, por ejemplo,  Álex, nuestro delantero titular que llegó a última hora, nos ha dado muchísimos  goles. Este jugador ha venido de fuera y ha aportado mucho.
 
 
¿Ves algún jugador de tu actual equipo que pueda llegar a vivir del fútbol?
 
En esto nunca se sabe, pero hay jugadores que si se lo toman en serio y siguen trabajando duro, tienen calidad y, sobre todo, cabeza para vivir del fútbol.
 
 
¿Te gustaría vivir de este deporte?
 
Claro que me gustaría vivir de entrenar, pero según están las cosas ahora, es muy difícil. Aunque realmente esto pasa ahora y pasaba antes. Hay muchos intereses para que los entrenadores no cobren lo que tiene que cobrar. Una cosa que me molesta bastante es que te exigen tener una titulación, pero luego no te pagan acorde a ella. Y la culpa de esto la tienen muchos equipos federados que están siendo entrenados por padres y gente sin titulación. Me gustaría que en todos los equipos de todas las categorías se exigiera a los entrenadores el nivel 3. Habría que ver entonces como estaría la oferta y la demanda.
 
 
Cómo la compensación económica no es lo que te mueve a entrenar en la ED Moratalaz, ¿qué otras compensaciones te ofrece entrenar aquí?
 
Me encanta venir a entrenar. Tengo otras compensaciones, aunque a veces no disfrutas tanto como quisieras. Si las cosas salen mal, porque salen mal, y si salen bien, porque piensas que podían haber salido mejor. Pero  también hay muchos momentos que disfrutas, sobre todo cuando salen buenos resultados y buenos partidos, y por la buena relación que existe con los jugadores, entrenadores y toda la gente que te cruzas por aquí.
 
 
¿En los equipos aficionados los padres también presionan?
 
Aquí los padres no influyen en nada. Me he cruzado con alguno al que conozco por su hijo hace años, pero no intentan presionar.
 
 
¿Hay quien piensa que a los jugadores de la Escuela les falta mala leche?
 
No sé si es mala leche lo que falta. Podría decirse carácter competitivo, pero creo que los equipos de la ED Moratalaz son bastante competitivos. En caso del Aficionado B de este año, es muy competitivo, pues los jugadores salen al campo con ganas de ganar. Lo que pasa es que luego te encuentras rivales que juegan a otra cosa. Esto decepciona, pero no puedes ponerte a su altura. A veces encuentras equipos que van con maldad al campo, y nosotros no somos malvados. Pero cuando nos tocan la fibra, sí somos más duros, pero no agresivos. La agresividad va un poco con el carácter del jugador, unos la tiene innata y otros no tanto.
 
 
¿A estas edades se sigue trabajando el buen trato al árbitro?
 
Lo único que decimos es que no se proteste al árbitro, lo cual a veces es complicado de cumplir, porque con la presión que tienen los colegiados en campos muy complicados, en algunos pueblos sobre todo, les condicionan tanto el rival que te sientes un poco obligado a protestar para igualar el partido. Pero sí que se pide respeto al árbitro.
 
 
¿Al final de temporada cómo evalúas si ha sido buena o mala, solo por la posición en la tabla?
 
No debería ser así, pero los resultados mandan en el rendimiento. El año pasado, el resultado fue malo en la tabla, pero evalué muchas más cosas. Pero ahora ya evaluamos cómo va el equipo. A los jugadores les pedimos que se reúnan con los capitanes para que nos cuenten cómo ven el equipo. Pero la autocrítica la hacemos cada semana.
 
 
¿Te preocupa ser justo con los jugadores? ¿Juega realmente el que se lo merece y el que se lo gana en los entrenamientos o juega el titular por norma?
 
El año pasado se regalaron muchos minutos a gente que no se lo merecía. Y este año la consigna es clara: hay que subir y tienen que jugar los buenos. Normalmente son los que más trabajan en los entrenamientos, aunque hay algunos jugadores que trabajan mucho y luego en los partidos no juegan como saben. Al final, intentas ser justo. Pero me gustaría destacar que la lectura que hacen los jugadores de estas situaciones suele ser errónea y perjudicial. Si hay un jugador bueno que juega habitualmente, es titular, se lesionan o se va de viaje, el que le sustituye entra y su lectura es siempre negativa. Piensa y dice: entro porque está lesionado o está de viaje. Pocas veces he oído decir al jugador suplente: entro y cuando venga el titular le va a costar recuperar el puesto, porque se lo voy a quitar. Esta debería ser la lectura correcta, la que hace competitivo a un equipo.
 
 
¿A quién prefieres: Mourinho o Guardiola?
 
Soy mourinhista, pero no comparto todo lo que hace. Y Guardiola me parece un entrenador excepcional, pero tampoco comparto todo lo que hace y dice. En el Barcelona ha conseguido mucho, y en el Bayern tiene muy buena pinta lo que está haciendo. Pero Mourinho ha conseguido mucho en todos los equipos en los que ha estado a base de trabajo. Es un trabajador nato, y para mí eso es digno de admirar. Guardiola viene de ser un jugador profesional y le ha sido más fácil llegar, le han regalado más cosas. Y Mourinho no fue jugador  profesional y se lo ha tenido que currar. Y esto hay que valorarlo muchísimo.
 
 
¿Qué cambiarias en la Escuela?
 
Seguro que hay cosa que cambiar, pero ahora no sé.
 
E.D. MORATALAZ
Ajax Spinner